Una guía rápida de la historia y los museos de Cuenca; que cuentan una historia que se remonta a miles de años

Sep 29, 2015

Aunque los cuatro ríos de Cuenca son lo que impresionaron a los colonizadores españoles en el siglo 16 cuando nombraron formalmente la ciudad “Santa Ana de los Cuatros Ríos de Cuenca”, la tribu indígena Cañari la identificó de una manera diferente: “Guapondelig” o “Llanura amplia como el cielo”.

Ruins of the Inca temple at Pumapungo.

Ruins of the Inca temple at Pumapungo.

Cuando el Inca conquistó a los Cañari en 1470, poco antes de la llegada de los españoles, le dio a la ciudad un nuevo nombre: “Gran Altiplano”, o Tomebamba.

Todos los nombres son testimonio de cómo los hombres veían el mundo que los rodeaba.

La gloria de Tomebamba fue de corta duración. Una guerra civil inca llevó a la
la destrucción de la ciudad en la década de 1520. Cuando Cieza de León, cronista de
la conquista española del Perú, vio a Tomebamba en 1547, estaba en ruinas;
sin embargo, de León señaló que antes de su destrucción, la ciudad había sido “uno de las mejores y más ricas de todo el Perú “, de la cual, por supuesto, la moderna ciudad de Cuenca era en ese entonces una parte.

Los Cañari, que se establecieron en la zona hace unos 1.200 años, no fueron los primeros pobladores del valle. De hecho los arqueólogos creen que la zona ha sido habitada continuamente durante por lo menos 5.000 años. Uno de los primeros sitios de presencia humana en América Latina, de hecho, fue la cueva Chopshi, cerca de 20 millas al sureste de Cuenca, donde se han descubierto artefactos de 10.000 años de antigüedad.

Pumapungo

Hoy en día, todo lo que queda de Tomebamba es el Parque arqueológico Pumapungo (“Puerta del Puma” en quechua). Situado en la intersección de la Calle Larga y Avenida Huayna Cápac detrás del Museo Pumaungo, antes conocido como el Museo del Banco Central, el parque se compone de bajas paredes de la fundación de varias de las más importantes instalaciones religiosas del Inca, como el Templo del Sol, donde los altos sacerdotes llevaron a cabo ceremonias de adoración, y la residencia de las Vírgenes del Sol, las mujeres elegidas para servir a la realeza Inca y sacerdotes en varias capacidades.

Pumapungo temple earthworks at night.

Pumapungo temple earthworks at night.

En el nivel más bajo de las terrazas del Pumapungo está la entrada a un túnel de más de 100 pies de largo, que sirvió como un mausoleo que salvaguarda las huacas (“tesoros ocultos”) y panakas (momias que incorpora los espíritus de los antepasados incas). Los visitantes también pueden ver los restos de un canal de riego de gran tamaño que riega los jardines a lo largo de las terrazas escalonadas, donde se cultivan las plantas relacionadas con ceremonias de adoración Inca; un baño de purificación ritual también fue alimentado por el canal.

Muy cerca se encuentran las bases de refugios que albergaban a los soldados que custodiaban los lugares sagrados del Pumapungo. El Arqueólogo alemán Max Uhle, considerado el padre de la arqueología andina, comenzó los trabajos de excavación seria del Pumapungo en el siglo 20.

El Banco Central del Ecuador compró la tierra que contiene las ruinas en 1981 y comenzó un proceso de restauración. Los artefactos encontrados en las ruinas, junto con el mapa de Uhle del sitio, se muestran en el interior del Museo del Banco Central en la sala arqueológica.

También en el parque están los jardines botánicos conocidos como Jardines del Inca y un centro de aves de rescate. Pumapungo se convirtió en un parque arqueológico en el 2003. El parque y el museo están abiertos de lunes a viernes de 9:00 am a 6:00 pm y sábados de 9:00 am a 1:00 pm

Cathedral El Sagrario

La historia de Cuenca, al igual que la historia de América Latina, es una historia religiosa, evidente en sus edificios religiosos. Cuando los colonos españoles llegaron al sitio de Pumapungo, utilizaron piedras de las ruinas de la ciudad para construir su primera iglesia y casas.

Saints in a monastery wall.

Saints and candles in a monastery wall.

La Catedral de El Sagrario, en el lado sureste de la plaza principal de Cuenca, llamada hoy Parque Calderón, fue la primera iglesia en Cuenca. La piedra angular en este sitio se colocó en 1557, poco después de que Cuenca fue fundada.

El campanario solitario fue añadido en la década de 1730 y tiene una nota interesante en la historia del Ecuador: fue utilizado por Charles Marie de la Condamine como punto de referencia en su misión científica de discernir la forma de la tierra mediante la medición de un grado de latitud en el ecuador.

Arriba, en el balcón de la iglesia hay un órgano transportado desde Alemania en 1739. Su tamaño requirió cinco personas para operarlo: cuatro para manejar el soplón y a continuación para ejecutar el aire a través de las tuberías y el quinto para tocar el teclado.

El Sagrario fue designada como catedral en 1787. La iglesia estaba en uso continuo hasta el siglo 20 cuando la Nueva Catedral, fue inaugurada en la plaza. La Catedral Vieja, cayó en desuso, pero fue restaurada recientemente, entre 1999 y 2005 y ahora sirve como museo de los principios religiosos de Cuenca, así como una sala de conciertos para espectáculos medianos

Durante la restauración, los frescos originales de 450 años de antigüedad fueron descubiertos en las paredes, que están en exhibición. Una cronología de las distintas expansiones y renovaciones del edificio también se puede ver. El altar elaborado está ocupado por las estatuillas de Jesús y los apóstoles en su tamaño natural.

El museo de la Catedral está abierto de lunes a viernes de 9:00 am a 1:00 pm y las 2:00 pm a 6:00 pm, sábado y domingo de 10:00 am a 1:00 pm

Museo de las Conceptas

En Cuenca, una de las instituciones más importantes que se instaló en la ciudad fue la Orden de la Inmaculada Concepción, el primer convento religioso fundado en Quito en 1557, y que más tarde se estableció en Cuenca en 1599.

El convento es parte de la historia viva de Cuenca. Las monjas del convento aún habitan en espacios aislados que no se ven por los visitantes. Pero para ampliar la apreciación de la historia religiosa de Cuenca, parte del convento fue convertido en museo en 1986.

Part of the pottery display at the Museo de las Culturas Aborigenes

Part of the pottery display at the Museo de las Culturas Aborigenes

Signos descriptivos en Español, Inglés, Francés te llevaran a través de docenas de habitaciones que rodean un patio abierto en el ala de dos pisos del gran edificio del convento que ocupa casi toda una manzana cuadrada de El Centro.

Arriba, el museo alberga una de las colecciones más impresionantes de arte religioso en Ecuador, muchos de ellos en representación de la Escuela de artesanos indígenas de Cuenca capacitados por los españoles y que data del siglo 16. Estos incluyen pinturas distintivas de Jesús en la cruz por Gaspar Sangurima, un retablo de madera tallada y dorada por Manuel Machina, y lo que tiene que ser una de las escenas de la Natividad mas ornamentada en plata y cerámica en el Ecuador.

En la planta baja, las habitaciones representan el estilo de vida rigurosa de las monjas en su hogar (cocinar, tejer, bordar) y sus deberes religiosos (oración, de silencio, de ayuno, confesión, castidad y pobreza).

Y una pantalla en particular, habla de la condición humana y la pureza de la orden religiosa. Es una colección de juguetes traídos por niñas de hasta 12 años cuando entraron en el convento.

La colección es un doloroso recordatorio de cómo veían el mundo que les rodea, a diferencia de los hombres que vinieron antes que ellas para conquistar y hacer posible su forma de vida.

La entrada al museo es en la calle Hermano Miguel entre Juan Jaramillo y Presidente Córdova. El horario es de lunes a viernes de 9-5: 30 y sábado 01.10; la entrada es $ 2.50.

Museo de las Culturas Aborigenes

El Museo de las Culturas Aborígenes es en la Calle Larga, padre al este entre Hermano Miguel y Mariano Cueva. Este museo exhibe una de las colecciones más grandes del Ecuador y la mejor colección privada de piezas arqueológicas de 20 o más culturas precolombinas, que data ya en 11.000 a. C y proceden a través de la conquista española. Miles de artefactos se exhiben en orden cronológico aproximado, desde herramientas de la Edad de Piedra hasta la alfarería inca. Se proporciona un folleto (en Inglés, francés o español) que nombra y describe los artefactos. La tienda de regalos del museo, con una gran selección de camisetas, postales, libros, artesanías, réplicas, joyería, textiles, y mucho más, es una de las mejores en Cuenca. La entrada cuesta $ 2.50 y vale la pena.

 

Subscribe to our newsletter

Cuenca High Life offers on-line publications, local translated news, and reports about the expat life and living in Ecuador. 

You have Successfully Subscribed!

Subscribe to our Newsletter

Subscribe to our Newsletter

CuencaHighLife publishes Ecuador news daily. Subscribing will guarentee that you never miss the most important news.

You have Successfully Subscribed!