¿Es hora de salir de ecuador? Las noticias parecen sugerirlo

Aug 28, 2015

Por Sylvan Hardy

Mi hermana me llamó el domingo.

Yo acababa de regresar haciendo compras en Supermaxi. chl sylvan col logoComo es mi costumbre, interrumpí mi caminata de 15 minutos de regreso a El Centro, tomando un descanso en el Parque de la Madre. Me senté en un banco bajo la sombra mientras observaba y escuchaba como los chicos se deslizaban y chillaban por la tarabita para niños. Bajo un árbol cercano, una pareja de enamorados adolescentes se posaban en los brazos del otro, escapando de los ojos de los padres. Inmediatamente delante de mí, un perrito persiguiendo una pelota. Fue un buen día para estar en el parque.

Una vez en casa, había terminado de guardar los comestibles cuando sonó el teléfono. Me había acomodado en mi silla, y antes de terminar mi saludo: Hey hermana que bueno escuchart… ella me interrumpió:

“Sera mejor que salgas de allí ahora.”

“Que significa, salir de allí?”, Le pregunté.

“Bueno, acabo de leer que hay disturbios en las calles allá abajo”, dijo. Luego, en un orden rápido, enumeró una lista de cositas feas de Ecuador, incluyendo las erupciones volcánicas, los impuestos más altos, colapso económico, la muerte de la industria petrolera, y bombardeos en Guayaquil.

“Y que el dictador que tienen no hace más que poner a miles de personas en la cárcel, ¿no?”, Continuó.

Things are pretty much normal in Parque de la Madre.

Las cosas estan normales en el Parque de la Madre.

Al final resultó que, mi hermana había entrado en pánico por muchas cosas, no sólo mi bienestar en el Ecuador. Ella acababa de calcular cuánto había perdido recientemente en su plan 401 k.

Mi hermana pasa mucho tiempo conectada en línea y se le da bastante bien leer aunque a veces es propensa a exagerar. Resulta que ella había leído varios artículos sobre Ecuador que mostraban un escenario de caos, violencia y colapso. Yo había leído algunos de ellos también.

Después de haber sido corresponsal extranjero en el sureste de Asia hace muchos años, entendí por qué las noticias hacen que las cosas suenen horrible en lugares extranjeros. La fatalidad y catástrofes venden los periódicos y las noticias de televisión, y cuanto más catastrófico y sombrío, mejor. Nadie quiere escuchar que menos de la mitad de un pequeño país al otro lado del mundo tiene problemas graves, pero las cosas están básicamente bien.

Le expliqué a mi hermana por qué no me voy de aquí. Le hablé de mi visita al parque, mi desayuno temprano en una mesa fuera bajo un paraguas, y de la compra de las fresas a la señora que vende en una carretilla frente a mi apartamento.

Sí, le dije, hubo serios problemas en Quito hace un par de semanas cuando los manifestantes indígenas enfrentaron a la policía. Incluso hubo algunos empujones en Cuenca cuando un grupo de manifestantes trató de irrumpir a través de un cordón policial en el Parque Calderón, y un par de frascos de gas lacrimógeno fueron arrojados. Y sigue habiendo obstáculos esporádicos en las carreteras, organizadas en pequeñas comunidades indígenas, y que la policía se ven obligados a derribar. Y habrá más protestas.

Pero, también le dije que los líderes de la protesta prometieron llenar las calles de Quito, con 300.000 personas, y solo avanzaron a reunir 10.000. Los bloqueos de carreteras indígenas en las zonas rurales se han diseñado para paralizar el país, pero el tráfico sigue avanzando.

Y sí otra vez, algunos manifestantes fueron encarcelados durante las peleas con la policía. En el último recuento, algo así como 60 personas estaban todavía en la cárcel, pero sin duda no miles.

Es muy cierto que Ecuador se enfrenta a grandes problemas económicos como la caída del precio del petróleo y el hecho de que el dólar continúa fortaleciéndose. Es casi una “tormenta perfecta” de malas condiciones económicas y sin duda vienen algunos tiempos difíciles por delante. El gobierno tendrá que recortar los presupuestos y un menor número de carreteras, escuelas y hospitales serán construidos. El presidente se verá obligado a poner en espera a mucho de su revolución ciudadana. Ciertamente, podría ser tan malo como lo fue en los EE.UU. en 2008 y 2009.

La amenaza más grave que enfrenta el país, le dije a mi hermana, es el volcán Cotopaxi. De hecho, el país se enfrenta a lo que podría ser un desastre natural terrible que pocos en el gobierno están dispuestos a reconocer. Los planes de emergencia se basan en una erupción relativamente leve, ya que es casi imposible hacer planes para una gran erupción como lo fue la última, hace 140 años. Esperamos que no suceda, pero es muy posible.

Pero los países también se recuperan de los desastres naturales y usualmente se hacen más inteligentes y más fuerte por la experiencia.

Le dije a mi hermana que Cuenca está fuera del alcance del volcán y le recordé que una de las razones por las que elegí vivir aquí fue porque estaba lejos de volcanes activos, así como también se encuentra en una zona de riesgo sísmico inferior.

Cerrando la conversación, le dije que si las cosas se ponen muy mal a nivel mundial, preferiría estar en Ecuador que en cualquier otro país que se me pueda ocurrir. Este es un país que ha vivido gran parte de su existencia en tiempos difíciles y puede adaptarse a ellos de nuevo si es necesario. Es un país con autosuficiencia. Es un país de sobrevivientes

Así lo hice, he dicho, la mayoría de las cosas son más o menos lo normal aquí. Es un hermoso día y la vida sigue como siempre.

Y no, no tengo planes de salir de aquí.
 

Subscribe to our newsletter

Cuenca High Life offers on-line publications, local translated news, and reports about the expat life and living in Ecuador. 

You have Successfully Subscribed!

Subscribe to our Newsletter

Subscribe to our Newsletter

CuencaHighLife publishes Ecuador news daily. Subscribing will guarentee that you never miss the most important news.

You have Successfully Subscribed!